Contáctenos: (57) 310 2035333

inmobiliaria bogota

Quiero Asesoría

Soluciona tus dudas

Cada año, los valores de los arriendos tienden a tener una variación o incremento por ley, la cual se debe tener en cuenta dentro de las proyecciones financieras de todo arrendatario, con el fin de evitar sorpresas y choques al evidenciar un cambio en el recibo de pago mensual. Este aumento es un derecho del propietario, que le asegura la rentabilidad de su inmueble, ya sea comercial o para vivienda, por ello, es importante entender  que está permitido y cómo será este cálculo.

¿Cuáles son las tasas que afectan al ajuste de un arriendo?

El IPC: 

También conocido como el Índice de Precios al Consumidor, es el valor o indice económico que mide el costo de vida de las familias, valorando los precios de un predeterminado conjunto de bienes y servicios  (canasta familiar), mediante una encuesta de presupuestos y gastos  familiares de una cantidad de consumidores regulares, y la variación con respecto del precio de cada uno, frente a la muestra directamente anterior.

Este es un valor que se estructura a principio de año y que genera un incremente en el momento en que se cumpla y renueve el contrato de arrendamiento.

Aumento pactado: 

Normalmente en los arriendos comerciales, se pueden estipular desde la negociación y la firma del contrato algunos valores que afectaran los precios de los alquileres, al presentarse una renovación. Por ejemplo: el IPC+2, que indica que no solo se aumentara el valor de ley, sino que también un valor adicional de 2 puntos que se seguramente se definió para mantener la rentabilidad del arrendador, sin afectar la del arrendatario.

Aumento de la administración:

Las administraciones cambian anualmente durante el periodo de marzo y mayo, esto siguiendo los reajustes financieros y proyecciones por parte del encargado de cada co-propiedad. Por ello, es importante tener en cuenta, como se estipula este aumento dentro del contrato de arrendamiento.

Al generarse un cambio en el valor la administración, los arrendatarios deberán asumir el aumento, el cuál deberá ser informado formalmente mediante una carta realizada por el propietario, quien es quien asistirá y tendrá contacto directo con el administrador del edificio o conjunto. Sin embargo, esto aplicara solo para la cuota mensual, debido a que toda cuota extraordinaria para mejoras del conjunto o edificación que no estén cubiertas por el pago mensual fijo, deberán ser asumidas por el arrendador.

No olvide los siguientes puntos:

  • El incremento se puede aplicar sólo al momento de la renovación del contrato de arrendamiento, siempre y cuando este se indique con previa comunicación por escrito por parte del arrendador.
  • El arrendador es libre de aplicar el alza o de abstenerse de hacerlo, según lo considere mejor.
  • El arrendatario puede exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas. Esto, dado caso que el arrendador incremente el canon por encima de lo establecido en la Ley.
  • La notificación del aumento del valor del canon y la fecha en la que empezará a regir,  se debe realizar por escrito y/o a través de correo certificado.
  • Para los contratos de arrendamiento suscritos antes del 10 de julio de 2003, el incremento de la tasa no podrá superar la meta de inflación fijada por el Banco de La República para el año 2020, que es de 3 por ciento.
  • Recurra siempre un profesional inmobiliario que elabore contratos ligados a la norma, resguarde los derechos de las partes y le ayude a elegir el mejor bien de acuerdo a su necesidad.
  • Si tiene dudas, recuerde que puede consultar la norma, en la ley 820 del 2003.
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?