author
Contáctenos: 310 203 53 33

¿El propietario puede entrar a su inmueble ya arrendado?

El propietario puede entrar a su inmueble ya arrendado

Una de las incognitas más importantes para las personas que arriendan vivienda, es si el propietario -arrendador- puede entrar a la vivienda alquilado sin autorización del arrendatario, es decir, el inquilino. La ley es clara sobre este asunto.

Hay pocas ocasiones donde se puede ver en los contratos de alquiler de vivienda una cláusula que impone que el que arrienda la vivienda puede entrar periódicamente a la vivienda alquilada para comprobar el estado, o bien, pueden adentrarse en caso de que se produzca un pago incontinuado de las mismas.

El domicilio es inviolable, y no se puede hacer ninguna entrada o registro sin consentimiento del títular, salvo en los casos de delitos. Y este principio aplica a los alquileres de vivienda.

¿Por qué podrían entrar a mi vivienda una vez alquilada?

Hay ciertos principios que determinan que una persona pueda entrar en una vivienda. En primer lugar, cuando el propietario tiene la autorización del arredantario para entrar en la misma; o bien, cuando se tiene una orden judicial que permite acceder.

Ahora bien ¿qué pasa en los casos en que los inquilinos abandonan la vivienda dejando de pagar? En ocasiones el arrendador toma la decisión de entrar a la vivienda que tiene alquilada porque hay constancia de que el inquilido la ha dejado. Estos son actos donde no se podría ingresar, en especial si no tiene autorización del arrendatario, y procuraría finalizar el contrato de alquiler, aunque también puede acudir a la justicia para dar inicio a un desahucio por el caso de impago de alquiler para devolver al propietario la vivienda.

  • En caso de que la vivienda arrendada esté en venta, de seguro te preguntarás si el propietario puede entrar a una vivienda alquilada para mostrarla a futuros compradores.
  • El arrendatario cuenta con una preferencia para comprar esa casa, en caso de que se haya puesto en venta siempre existirá adquisición preferente de la vivienda.
  • En caso de que el inquilino no esté dispuesto a adquirir la vivienda, pero el arrendatario quiere colocarla en venta, necesitará, éste último, los permisos de los futuros compradores para disponer del permiso del inquilino.

¿Cuáles serán mis derechos como arrendatario?

El sitio debe estar seguro e higienico. De hecho, tienes derecho a llamar a un inspector de salud o de alojamientos en caso de que pienses que existe una violación al código en el lugar que se ha rentado. Otro derecho que tienes como arrendatario es la quietud, paz y privacidad. En momentos razonables un arrendador puede solicitar acceder a la propiedad en ciertos instantes para hacer reparaciones e inspecciones. Debes indicarle al arrendador el tiempo que necesitarás como mínimo para la labor.

Otra de las cosas que puedes hacer es solicitar recibidos por el depósito o la renta. A parte de que debes advertir de cambios en los términos del contrato del arrendamiento. En caso de que decidas hacer alguna renovación hay derecho de un aviso de quince días de anticipación.

Las reparaciones deben solicitarse por escrito, y tienen que realizarse en un período de tiempo razonable. Debes permanecer en la residencia hasta que el procedimiento dé lugar. La persona puede permanecer en la propiedad hasta que sea desalojado legalmente por una orden del tribunal. Bajo ninguna circunstancia un arrendador deberá dejarlo fuera del departamento.

En caso de que lo veas necesarios, debes hablar con un abogado que esté calificado en derecho de arrendadores y arrendatarios.

Comunicación entre arrendador y el arrendatario

La correcta comunicación entre el arrendador y el arrendatario es muy importante, ya que esto permite establecer un estado de comprensión sobre los procesos muy adecuado. Usar el mismo vocabulario, es lo preciso para saber entenderse, por lo que deben estar al tanto de cuáles son los conceptos y palabras más comunes que se desarrollan cuando se renta una propiedad.

Por ejemplo, en Estados Unidos hay significados y terminología que se aplican en los contratos de alquiler que son muy distintos a otros países, y de no manejarse correctamente se da lugar a malos entendidos que pueden dañar la relación entre el inquilino y el propietario.

Hay algunas definiciones o palabras comunes que debes conocer ya que aparecen en el contexto de relación entre el arrendatario y arrendador.

Conceptos sobre contrato de alquiler que debes conocer

Lo primordial a conocer es el concepto de arrendador, el cual es el propietario de un bien inmueble, que, mediante un contrato de arriendo, da derecho a que la propiedad sea usada, que puede ser parcial o total. Esto ocurre por un plazo determinado a cambio de un monto de dinero estipulado.

Mientras que arrendamiento es el contrato escrito que se celebra entre el arrendatario y arrendador, a través del cual se le otorga al arrendatario la facilidad de usar la propiedad residencial del arrendador. Estos contratos poseen una validez de tiempo, en donde deben incluirse los precios de la renta. Otro nombre bajo el cual se le conoce es el de contrato de renta.

El inquilino o arrendatario es la persona a la que se le ortoga el derecho de ocupar la propiedad de arrendamiento, que debe ser a través de un contrato de alquiler.

El derecho de que el arrendatario tenga goce exclusivo de la propiedad se brinda mediante un cambio del monto de dinero, que se encuentra limitado a un plazo, que suele acordar en el contrato de la renta.

Por otro lado, uno de los términos más importantes es ‘abandono’, que se refiere a la intención que tiene el arrendatario de renunciar al derecho de vivir en la propiedad que ha alquilado. Esto se hace sin acuerdo con el arrendador. Por ejemplo, en casos de que el arrendatario haya contratado una empresa de mudanza, retire sus bienes de la unidad y no se le vea en la propiedad por el período de dos semanas, se puede considerar que ha abandonado la propiedad que rentó.

El desalojo es otro de los términos que también se deben conocer, consiste en un proceso judicial mediante el cual el arrendador expulsa al arrendatario de la propiedad, que es, generalmente, por una causa justificada. Se deben cumplir algunos procesos legales para que esto pueda llegarse a efectuar.

Comparar listados

Comparar