Contáctenos: (57) 310 2035333

inmobiliaria bogota

Quiero Asesoría

Soluciona tus dudas

Prepárese para unas vacaciones divertidas desterrando el desorden y la suciedad de cada pulgada cuadrada de su cocina.

La mayoría de nosotros hacemos un esfuerzo diario para mantener nuestras cocinas y áreas de preparación de alimentos bastante limpias y ordenadas. Pero si piensa que su cocina es muy limpia, es posible que tenga que analizarlo nuevamente.

Hay literalmente docenas de lugares en su cocina que rara vez se determinan y se limpian, y estas áreas pueden restar valor a la apariencia general y la función de una de sus habitaciones más utilizadas. La solución: una cocina limpieza a profundidad, preferiblemente cada 2 o 3 meses de tal manera que con el paso del tiempo la limpieza tienda a disminuir y sea mucho más productiva.

La cocina es típicamente el punto focal de la mayoría de la actividad de los hogares, y por lo tanto se acumula un número de elementos que no necesariamente tienen que estar allí. Por lo tanto, coja una caja o bolsa, y llenela con artículos – tales como libros o aparatos electrónicos – que pertenecen a otra parte de su hogar.

Una vez que se eliminan de esta área los elementos que no hacen parte de ella se deben vaciar todos los armarios y cajones. Quitando así platos, cristalería, utensilios de cocina y aparatos; separando las piezas que están dañadas o que son utilizados con poca frecuencia en otro montón para su reparación, donación o para dejar en la basura.

De paso revise su despensa, para así desechar aquellos productos que según su fecha de caducidad ya no están en óptimas condiciones, y donar aquello que no se van a comer y que seguramente serán de gran ayuda para otras personas que si los necesitan.

Limpie todos los interiores de armarios y estantes con agua jabonosa. Aplique con un aerosol vinagre diluido, es ideal para estantes de la despensa, ya que su ingrediente principal es anti-bacteriano y no es tóxico. Secar con un paño o toalla de papel limpia, y luego llenar los estantes con papel para un aspecto más aerodinámico visualmente.

Por último, llenar sus armarios, asegurándose de que las cosas que más utiliza – y los más cercanos a expirar – son los más fáciles de alcanzar.

Diga adiós a la suciedad y la grasa:

Cocinar inevitablemente conduce a una acumulación pegajosa de partículas de comida y grasa en sus armarios, paredes y encimeras, así que una vez que se haya arreglado los espacios interiores, aproveche para prestar atención a los espacios exteriores y limpie todas las superficies con un desengrasante de cocina, luego pula la madera o el metal de forma adecuada.

Recuerde limpiar los pomos de las puertas, lámparas, interruptores de luz y placas de interruptores, y cualquier otras superficie que pueda contener polvo o estar en malas condiciones por manchas y grasa.

 

Contacto