Contáctenos: (57) 310 2035333

inmobiliaria bogota

Quiero Asesoría

Soluciona tus dudas

Durante demasiado tiempo se han construido casas que tienen poca relación con los estilos de vida que están destinados a la ayuda y a las relaciones familiares y sociales; los que le dan deliberadamente la espalda al mundo exterior, y hacen mucho más para separar a los ocupantes de la casa, que para unirlos y generar comunicación entre ellos.

Esto, se puede deber al constante interés por ver una vivienda exclusivamente como un medio de inversión o una forma de mostrar un crecimiento económico y personal, y no como un lugar especial, privado y lleno de nuestros intereses y personalidad. Un punto de partida para una familia.

Lo anterior es una mala noticia, pero también crea y esta siendo una oportunidad para que los arquitectos, constructores y propietarios, replanteen la forma en que diseñan y desarrollan construcciones para familias, parejas o personas independientes. Una oportunidad para volver a conectar con el significado de “casa”, “familia”, “barrio” y “comunidad” en la vida de las personas.

Esta es una oportunidad que aumenta con el crecimiento de la demanda para la adquisición de vivienda, pues hoy quienes se vinculan al mundo de la construcción y el desarrollo de edificaciones, tienen la responsabilidad de incursionar en la generación de casas y apartamentos con carácter, practicidad, aprovechamiento de los espacios y calidad. Inmuebles que se adapten a varias necesidades y tipos de propietarios. Esto, debido a que el mercado busca cada vez mas espacios funcionales, en donde puedan adecuarse y sentirse seguros, libres y sin limitaciones para el tipo de familia que quieren tener.

Cualquier proceso de diseño (coches, casas, camisetas, cafetera) por lo general se guía por algunos valores reconocidos. Como estos valores se interpretan por el diseñador es lo que hace la diferencia entre un buen o mal diseño.

Un buen diseño de una casa o apartamento debe considerar:

1. ¿Para quien va dirigida la casa o apartamento?

Este es el número 1 en la lista por una razón, el propósito principal de una casa es para servir a quien la habitan y atender las necesidades individuales de los ocupantes de la casa, evitando abarcar necesidades de un mercado general.

2. Influencia del entorno y su ubicación

A primera vista esto parece ser lo contrario de la definición anterior, pero no lo es. Además de servir a sus ocupantes, una casa debe reconocer la influencia  del clima, la topografía, la iluminación de las diferentes áreas, la vegetación, la cultura, etc, procurando que todo tenga una coherencia y utilidad.

3. Reconoce y funciona con su contexto

El contexto y el entorno son similares, pero en esta definición, “contexto” se refiere a las otras edificaciones en la zona. Cuando una casa se adapta bien al entorno en donde se encuentra, no solo tiene coherencia sino que no se ve opacada.

4. Tendencias funcionales

Generación de espacios neutros, capaces de adaptarse a la necesidad de quien la habita, un estudio, una sala de estar, un salón de juegos para los niños, una zona para la mascota, zona de arte, etc.

5) La calidad por encima de todo

Búsqueda de buenos precios, priorizando siempre la calidad de los materiales y los proveedores, evitando sobrecostos e inconvenientes futuros, ya sea al momento de la construcción o durante el periodo de estadía de los compradores.

6) Instalaciones

La planificación de las instalaciones antes de poner en marcha la construcción es vital, pues esto evitara demoras e inconvenientes futuros.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?