author
Contáctenos: 310 203 53 33

Requisitos Para Arrendar A Una Persona Natural

Requisitos Para Arrendar A Una Persona Natural

Una persona natural es un individuo que, actuando en su propio nombre y para su propio beneficio, se dedica a actividades comerciales en las que la ley exige que una persona tenga una licencia comercial. Si una persona no es una persona natural, entonces esa persona es una entidad artificial creada por una “persona” o entidad legal para realizar negocios bajo un nombre ficticio.

 Los comerciantes internacionales utilizan con frecuencia este método de hacer negocios porque les permite limitar su exposición en cuanto a la responsabilidad personal y los impuestos sobre la renta. Del mismo modo, muchas personas eligen las empresas no constituidas como una forma de organizar sus transacciones financieras personales manteniendo su privacidad.

Antes de utilizar cualquier sociedad u otra entidad jurídica, como una SRL o un fideicomiso, para llevar a cabo sus negocios internacionales (o cualquier tipo de negocio), debe consultar con un abogado.

¿Cómo arrendar a una persona natural?

Para salvaguardar los intereses tanto del arrendador como del arrendatario, las empresas que actúan como avalistas realizan un análisis técnico de la situación financiera de los interesados, estableciendo que tienen suficiente respaldo económico para cumplir con sus obligaciones. También se evalúan otros aspectos, como el historial crediticio y laboral de los interesados.

Las compañías de seguros y las empresas de fianzas exigen un mínimo de requisitos a los interesados en arrendar sus inmuebles, ya que el objetivo principal es evitar los riesgos relacionados con el incumplimiento de las obligaciones contractuales. Los siguientes requisitos dependen del importe del arrendamiento y de las condiciones laborales de los interesados.

Uno de los requisitos principales es el tiempo que tienes que vivir en la vivienda de alquiler. Algunos inquilinos pueden mudarse de inmediato, pero si tiene que avisar para dejar su actual apartamento, podría haber un problema. En segundo lugar, tendrá que demostrar que tiene un buen trabajo y que puede cumplir con las obligaciones financieras que conlleva ser propietario de una vivienda. Es posible que también tenga que demostrar sus ingresos.

Requisitos

Estas son básicamente condiciones. Son solo para inquilinos y el trámite debe hacerse directamente en la empresa:

  • Complete la solicitud de préstamo y pague su propio examen médico. En algunos casos, se requiere un depósito bancario.
  • La solicitud deberá ser firmada por el interesado y el codeudor, teniendo en cuenta:
  • El litigante debe probar que los ingresos son, al menos, el doble de la renta. 2. Si la renta es inferior a 500.000 pesos (este promedio varía según el fiador o la compañía de seguros), deben proporcionar al suscriptor bienes e ingresos certificados equivalentes al doble de la renta.
  • Si la renta está entre 501.000 y 1 millón de pesos (este promedio varía según el fiador o la compañía de seguros), debe designar dos fiadores. Uno debe ser dueño de la propiedad y el otro debe estar empleado con un ingreso certificado de al menos el doble del alquiler.
  • Si la renta es superior a 1 millón de pesos (este promedio depende del garante o compañía de seguros), ambos garantes deben ser dueños de la propiedad.

Documentación a presentar

  • Se debe presentar el documento de identidad del interesado y del o los codeudores, así como los documentos que se indican a continuación:- Documento de identidad (con foto)- Pasaporte (en caso de ser extranjero)- Documento nacional de identidad
  • Para empleados: Carta de confirmación de trabajo original, enlace salario, puesto y horario de trabajo en la empresa. También las últimas tres nóminas.
  • Para Jubilados: Comprobante de ingresos de jubilación y tres estados de cuenta bancarios más recientes.
  • Para Personas jurídicas: Persona jurídica: Comprobante de registro y gestión, estados financieros recientes (certificados por un contador), copias de los últimos tres estados bancarios y copias de las declaraciones de impuestos más recientes. Además, si la sociedad es de reciente constitución, deberá aportar al socio los documentos que acrediten y certifiquen sus ingresos y capacidad de pago.

Pasos a seguir

Una vez entregados los documentos respectivos a la aseguradora o afianzadora, los interesados y el propietario tendrán una respuesta en un plazo de 4 a 24 horas de si aceptan o no la solicitud de arrendamiento. Si se niegan, puedes solicitar un nuevo estudio adjuntando nuevos documentos o cofirmantes. Depende de las recomendaciones de la aseguradora o avalista.

Si esto no es posible, el propietario debe animar a otros clientes a alquilar su propiedad. Si la respuesta es afirmativa, la compañía aseguradora o garante hará cumplir el contrato e invitará a las partes a firmar en sus instalaciones. En algunos casos, se debe pagar una reclamación del 10%, 15%, 20% o 25% de la renta para la preparación del contrato.

Cumplimiento de deberes y derechos del arrendatario y el inquilino

Derechos del arrendatario

Para que el inquilino pueda disfrutar de la vivienda, el propietario garantiza que ésta se encuentra en buen estado y en “el cumplimiento de todos los servicios inherentes a dicho disfrute y a la satisfacción de las necesidades relacionadas con la habitación”. Además, cabe destacar que cualquier objeto o elemento que forme parte de la vivienda tendrá una garantía de dos años a partir de la entrega, excepto los vehículos a motor y los cristales.

Obligaciones del inquilino

El Título XXVI, Título 4, Capítulo III del Código Civil, define las obligaciones del arrendatario. Aunque la Ley N° 820 también asigna al año principal.

 Martínez Pineda dice que el primer deber de un arrendatario es “pagar la renta en la fecha del contrato”. Agregó que otro de los deberes es cuidar la propiedad, el mantenimiento y el uso normal. Por lo tanto, si el daño es causado por un uso inadecuado, esto debe ser arreglado por el inquilino.

¿Qué leyes se encargan de que estos deberes y derechos se cumplan?

En caso de incumplimiento de contrato, ya sea por violación de un derecho del inquilino o porque éste no cumpla con sus obligaciones, inquilinos y propietarios están protegidos por la Ley 820 y pueden ser objeto de sanciones económicas o administrativas o incluso de un proceso judicial si no hay conciliación entre las partes.

Comparar listados

Comparar