author
Contáctenos: 310 203 53 33

¿Cómo lidiar con vecinos ruidosos?

Vivir en comunidad puede representar un verdadero reto; por ejemplo, cuando los vecinos hacen ruido y generan perturbaciones constantes. Muchas veces, tan solo con una buena conversación es suficiente para solucionarlo. Sin embargo, en otras ocasiones estas personas pueden convertirse en una verdadera pesadilla.

Si experimentas algo parecido, seguro te preguntarás ¿cómo lidiar con vecinos ruidosos? Es importante la buena comunicación y tener claras las normas de convivencia. Aquí, te comentamos lo que puedes hacer para solventar este tipo de situaciones.

La comunicación es importante

Si tienes un vecino ruidoso sabes lo que esto significa. No poder dormir, estudiar o trabajar, es una situación bastante perturbadora. Por lo que debes tomar medidas de manera inmediata.

Pero antes, es conveniente verificar con cuánta frecuencia ocurre el problema, si es esporádico o continuo. Muchas veces, se trata de un evento aislado. No obstante, si este comportamiento es recurrente existen una serie de pasos que puedes seguir.

El primero es la comunicación, ya que con una conversación adecuada se pueden obtener muy buenos resultados. Habla con tu vecino de forma paciente y calmada. Expón las razones por las cuales el ruido te perjudica, y no lo confrontes.

Un buen ejemplo, es mencionar si tienes hijos o algún familiar mayor a quien el ruido le genera malestar. Sé sincero, hazlo en privado y una vez que el evento haya sucedido. Espera que te encuentres tranquilo, si estás alterado la conversación no fluirá adecuadamente.

Puedes negociar considerando las normas de convivencia de tu vecindario o edificio. En muchos casos esto es más que suficiente para subsanar la situación.

En este punto, también se puede enviar una nota por escrito, lo cual aporta un marco formal a la situación. Realiza apuntes de todas las interacciones que tengas con este vecino.

Considera un mediador

Cuando no funciona una conversación asertiva, se puede recurrir a un mediador. Es importante que sea una persona con autoridad, que forme parte del Comité de Convivencia o Junta de Acción Comunal.

Esta persona conoce la normativa y se encuentra capacitada para lidiar en forma congruente con la situación. El mediador se comunicará con el infractor para notificarle que sus actividades generan molestias.

A su vez, es importante recabar información de manera discreta entre los demás vecinos. Para así conocer si el ruido también afecta a otras personas.

Mantén la calma y una actitud respetuosa en el proceso. No promuevas comentarios molestos, ni tomes una actitud vengativa hacia los vecinos ruidosos.

En este caso, el mediador puede entregar una copia de las ordenanzas locales a la persona. De esta manera, constará que está en conocimiento de las normas que rigen a la comunidad.

Llama a las autoridades

Es importante tener un precedente legal cuando los vecinos ruidosos no cesan en sus actividades. Para esto, llama a la policía o al 123 mientras el ruido es notable.

La autoridad policial puede intervenir para realizar una advertencia o imponer una multa al vecino ruidoso. Esto se encuentra contemplado en el artículo 33 de la ley 1801. Si tienes dudas puedes consultar el Código de Policía y Convivencia.

Utiliza la normativa de la comunidad y las leyes respectivas

Cuando los pasos anteriores no rinden efecto es el momento de aplicar la normativa de la comunidad o edificio. Así como las estipulaciones de los contratos de arriendo y la ley de propiedad horizontal.

Los artículos 80 y 90 de la ley 820 consideran las obligaciones del arrendador y arrendatario. Entre las mismas, está respetar las normas de convivencia de la comunidad. El arrendador, por ejemplo, debe notificar al arrendatario de los reglamentos que debe cumplir.

Esta ley obliga a cancelar el contrato al arrendatario por actividades que generan perturbación. El arrendador debe tomar medidas para solucionar la situación o desalojar a los inquilinos.

Si el vecino ruidoso es el dueño, se puede implementar la ley 675 de propiedad horizontal. Esta considera tanto a los dueños como arrendatarios, contemplando que deben someterse a las normas de la comunidad.

Para esto, puedes recurrir a la ayuda de las autoridades comunales o del condominio que han sido mediadores. Las cuales, podrán hacer un llamado de atención por escrito al vecino ruidoso para que cese este comportamiento. Así mismo, al arrendador, para que ejerza las acciones pertinentes en caso de tratarse de su inquilino.

Realiza una demanda

Si nada funciona se puede recurrir a otras medidas legales, como una demanda o una orden judicial. En este punto, los testimonios de los vecinos resultan importantes, así como la autorización de la comunidad. La persona imputada puede apelar y presentar pruebas de su inocencia.

Por esta razón, es vital demostrar lo siguiente:

  • Que se produce ruido molesto de manera recurrente.
  • El ruido genera perturbación en tus actividades diarias.
  • Que has hecho varios intentos para solucionar la situación (copia de ordenanzas, la nota escrita, mediación, entre otras).
  • Los reportes hechos a la policía, y si se le ha impuesto alguna multa.
  • Lo testimonios de los vecinos, para demostrar que el problema afecta a otras personas aparte de ti.
  • Si se ha producido algún maltrato por parte de tu vecino durante el proceso. Esto permite abrir otras vías legales.

Este es un recurso extremo, que debe tomarse una vez que se han agotado los demás pasos. Recuerda que siempre es mejor evitar los conflictos. Resulta importante destacar que tu buen comportamiento es un testimonio que puede jugar a favor.

Toma otras medidas

Existen alternativas que te permiten prevenir este tipo de situaciones o reducir su impacto. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Usa materiales aislantes, que permitan disminuir la intensidad del ruido. Estos ayudarán a neutralizar no solo las actividades de los vecinos ruidosos, sino cualquier otro sonido molesto.
  • Antes de alquilar o comprar una casa revisa los alrededores. Haz énfasis en cualquier fuente que podría generar futuros ruidos: paradas de bus, calles transitadas, escuelas, canchas deportivas.
  • Si eres un arrendador notifica al propietario que el silencio es importante para ti. Así sabrás si ese lugar es el más adecuado.
  • Puedes usar audífonos especiales para reducir el sonido. Existen máquinas de ruido blanco que también podrían resultarte útiles.
  • Conoce a tus vecinos para saber cómo hablar con ellos de una manera adecuada. Si siempre eres amable, es más probable que estén dispuestos a negociar contigo.

Existen canales regulares para lidiar con los vecinos ruidosos. La ley está de tu lado, solo conoce tus derechos, y ejércelos de forma asertiva. La buena convivencia y el respeto resultan vitales para vivir en comunidad.

Comparar listados

Comparar
Buscar
Rango de Precio De Hasta